título
Cofradía de Penitencia del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima del Mayor Dolor

fundada en Cádiz en 1894
escudo
 
 

María Stma. del Mayor Dolor

Autor: Anónimo
Cronología: 1761.

Material: Madera policromada. Imagen de candelero para vestir.

Restauraciones: José Rodríguez Rivero-Carrera (1985). Jose Miguel Sánchez Peña (2011)

Análisis Artístico: Notable obra que ha sido atribuida a las escuelas italianas, apuntándose el nombre de un escultor napolitano y los ligures Anton Maria Maragliano y Domenico Giscardi como posibles autores de la misma. Nosotros no nos decantamos por ninguna de estas opciones y consideramos que pudo gubiarla un escultor de origen levantino del momento, influido por las formas salzillescas que a su vez fueron deudoras del arte de artistas italianos como el mencionado Maragliano; de hecho, también han surgido voces que la han relacionado con los valencianos Ignacio Vergara y Blas Moliner.

La Virgen, pálida y demacrada por el llanto, eleva la mirada hacia el cielo al tiempo que ladea suavemente su cabeza a la derecha. Los ojos vítreos quedan enmarcados por unas cejas finamente gubiadas en su nacimiento y por pestañas de pelo natural colocadas en los párpados superiores.

Es una Dolorosa señorial y devota, cuyo suplicante rostro muestra marcadas arrugas en el entrecejo para expresar su aflicción, profundas ojeras, perfil recto y alargado, y labios entreabiertos con los dientes superiores tallados. Seis lágrimas de cristal surcan sus mejillas, tres en cada una de ellas. Las manos aparecen extendidas, portando un rosario y un pañuelo de encaje.

Información extraida de la web La hornacina



 

Santisimo Cristo de la Buena Muerte

Autor: Anónimo.
Cronología: 1648.
Precio: bq. 300 ducados.
Material: Madera de cedro policromada.

Restauraciones: José Bottaro (1930). José Paz Vélez (1967). José Miguel Sánchez Peña (1987), quien esculpió un nuevo madero. José Miguel Sánchez Peña (2010).

Análisis Artístico: Se trata de una de las creaciones más destacadas de la estatuaría religiosa en España. Una encuesta realizada hace algunos años entre expertos de arte, procedente de la Santa Sede, la ha considerado como la mejor representación de Jesús Crucificado que existe en la cristiandad. Lo cierto es que esta magistral composición de Cristo muerto en la cruz ha sido relacionada con las gubias de Juan Martínez Montañés, Alonso Cano, José de Arce y, más acertadamente, Alonso Martínez, aunque no se descarta la participación de varias manos en la ejecución de su hechura.

El Varón, representado en los instantes inmediatamente posteriores a su muerte, ha desplomado su cabeza hacia la derecha. La melena, de ondulados bucles, cae a ambos lados del rostro de Jesús, un rostro que ha alcanzado la paz después del martirio y muestra los ojos completamente cerrados, con las pestañas pinceladas en la madera. La nariz es del tipo semítico; los pómulos, angulosos, y la boca, menuda y levemente abierta, permite ver en su interior la lengua y la dentadura talladas. La corona de espinas, muy recta y gruesa, ha sido esculpida en el mismo bloque craneal. La anatomía es corpulenta y heroica, propia de quien ha procurado labrar un Jesús victorioso en el madero, provisto de gran concepción escultórica. El vientre se halla hundido, los fuertes brazos aparecen colgados del travesaño y las manos, semicerradas, muestran los dedos flexionados tras haber sido taladradas por las palmas.

El sudario, cordífero, se ciñe con caprichosas vueltas a la cintura y deja al descubierto el costado derecho. La policromía es ligeramente cetrina, no incurriendo demasiado el autor en las señales del martirio. Se encuentra fijado por tres clavos al arbóreo madero, con las piernas juntas y el pie derecho montado sobre el izquierdo.

Información extraida de la web La hornacina

Catedral Viernes Santo 2.014

C/ San José Viernes Santo 2.014

Entrada en Catedral Viernes Santo 2.015

Arquitecto Acero Viernes Santo 2.015

El pasado 16 de Febrero se han cumplido 21 años del fallecimiento de D. Jose Manuel García Gómez, Poeta y Gaditano de la Calle Cervantes.
Su hijo Luis García Gil, el pasado Viernes Santo nos deleitaba desde los micrófonos de OC en el video anterior al paso de nuestra cofradía, la delicada Décima compuesta por su padre a nuestro Titular que os reproducimos, y desde aquí elevamos una oración por su descanso:

Por el aire gaditano
Cristo de la Buena Muerte
la saeta con su suerte
te canta a ti Soberano
Por el aire gaditano
la flor tronchada se mece
y en la sombra resplandece
la luz que del Paso brilla
la Cruz que a golpe de horquilla
en la noche se estremece

José Manuel García Gómez
Poeta y Gaditano.
D.E.P